La belleza no es un lujo, es una necesidad Servicios

Se trata de la cirugía encaminada a modificar el aspecto estético, la proporción y la función de la nariz.
Los cambios más frecuentes son: reducir o aumentar el tamaño de la nariz, mejorar la forma de la punta, regularizar el dorso nasal, disminuir la anchura de las alas (fosas nasales) y cambios en el ángulo de la nariz con relación al labio superior.
Es importante resaltar que esta cirugía se diseña para cada paciente en particular, dependiendo de su anatomía y de sus expectativas. Las cicatrices quedan ocultas en el interior de la nariz.

El procedimiento se realiza en quirófano y su duración en promedio es de 1.5 a 2 horas. Se colocan taponamientos y una férula nasal externa para que las estructuras modificadas permanezcan en su lugar.
El paciente puede egresar el mismo día o a más tardar al siguiente día de realizado el procedimiento. La recuperación para retomar las actividades habituales es en promedio de una semana.

Es un procedimiento quirúrgico cuyo objetivo es mejorar el contorno corporal de la zona del abdomen y cintura mediante el reforzamiento de los músculos debilitados (plicatura) y eliminación del exceso de piel y grasa.
Generalmente se le acompaña de liposucción para mejorar aún más el resultado final.
En la gran mayoría de los casos la cicatriz es situada en la parte más baja del abdomen, cerca del pubis y oculta bajo la ropa interior o el traje de baño.

Se realiza bajo bloqueo regional en la espalda, su duración es de aproximadamente 2.30 horas y se requiere de una noche de hospitalización. Se dejan drenajes suaves durante 5 días bajo la piel del abdomen para evitar que se acumulen líquidos.
Es altamente recomendable el uso de una faja durante 6 a 8 semanas para asegurar el resultado estético final. El tiempo promedio para retomar las actividades habituales es de dos semanas.

También conocida como Mastopexia o levantamiento de busto, se trata del procedimiento quirúrgico diseñado para mejorar el aspecto estético de las mamas y muy especialmente para corregir el descenso de la aréola y el pezón.
En estos casos, muchas pacientes también cursan con mamas pequeñas, aplanadas y con los cuadrantes superiores vacíos por efecto de la herencia, embarazo, lactancia, gravedad y edad.

Para esta situación es recomendable colocar implantes mamarios al mismo tiempo de la mastopexia con lo que se consigue dar firmeza y redondez al busto.
Se realiza bajo anestesia general, su duración es de 3 horas y se requiere de una noche de hospitalización.
Se recomienda el uso de brassiere especial durante al menos 3 semanas.

Procedimiento quirúrgico cada día más solicitado y extendido, cuyos objetivos son mejorar la consistencia, tamaño y posición de los glúteos. Generalmente la acompañamos con liposucción de la cintura y de la zona de las chaparreras para resaltar aún más la figura estética del contorno.
Existen dos técnicas para lograr estos resultados:
Uno es mediante el uso de implantes especialmente diseñados y que se colocan en plano intramuscular y mediante una incisión de 3 a 4cm en el surco interglúteo. La recuperación es de 3 a 4 semanas.
La otra alternativa, las más frecuentemente usada y con una recuperación significativamente menor es mediante la transferencia de la misma grasa de la paciente, extraída mediante liposucción.

Con esta técnica obligadamente se obtiene doble beneficio pues se corrigen las zonas con acúmulos de grasa al mismo tiempo que se mejora el aspecto estético de los glúteos.
Es importante destacar que una parte de la grasa transferida a la zona de los glúteos se reabsorbe por mecanismos naturales, quedando permanentemente entre el 50 al 60% de la grasa inyectada, con lo cual la gran mayoría de las pacientes manifiestan estar muy satisfechas con el resultado. La recuperación para este procedimiento y a diferencia de los implantes, es de una semana.

La blefaroplastía es un procedimiento quirúrgico cuyo fin es eliminar el exceso de piel, grasa y músculo de los párpados tanto superiores como inferiores.
La blefaroplastia puede mejorar la piel flácida y las bolsas, y puede ayudar a mejorar la visión en personas mayores que presentan un exceso importante de párpado superior que cae sobre la pupila.
La blefaroplastia es diseñada individualmente para cada paciente, dependiendo de sus necesidades particulares. El procedimiento tiene una duración aproximada de 2 horas y se lleva a cabo de forma ambulatoria. Se realiza bajo anestesia local y sedación.

El tiempo aproximado de recuperación para regresar a actividades cotidianas es de alrededor de cinco días. En los primeros dos días después de la cirugía se utilizan compresas frías y en algunas ocasiones gotas lubricantes para los ojos.
Dentro de las restricciones durante el período de recuperación se encuentran: no asolearse mucho, no agacharse mucho y no hacer esfuerzos por aproximadamente 3 semanas.
La paciente puede realizar ejercicio ligero aproximadamente a las 3 semanas, y ejercicio intenso entre 5 y 7 semanas después de la cirugía.

La liposucción es una técnica quirúrgica utilizada para eliminar depósitos de grasa en determinadas áreas del cuerpo, incluyendo cara y cuello, brazos, tronco, abdomen, nalgas, caderas y muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos.
La liposucción no es un sustituto de la reducción de peso, sino un método para eliminar depósitos localizados de tejido graso que no responden a la dieta o el ejercicio.
La liposucción puede ser realizada como un procedimiento primario para mejorar el contorno corporal, o en combinación con otras técnicas quirúrgicas, como lifting facial, abdominoplastia, o lifting de muslos, para tensar la piel relajada y estructuras de soporte.
El mejor candidato para una liposucción es el individuo de peso relativamente normal que posee un exceso de grasa en áreas determinadas del cuerpo.
El término “lipoescultura” se refiere a la combinación de liposucción y lipoinyección, es decir, la extracción de grasa de sitios inestéticos del cuerpo y su posterior inyección en sitios en los que se requiere un aumento de volumen, logrando así una mejoría importante en el contorno corporal.

El procedimiento tiene una duración variable (entre una y cuatro horas), dependiendo del número de áreas a tratar y el volumen de grasa a aspirar. Se puede llevar a cabo de forma ambulatoria o con hospitalización postoperatoria de una noche en promedio. Se realiza bajo anestesia general o mediante bloqueos regionales y sedación dependiendo de la región a tratar y la preferencia del (la) paciente.
El tiempo aproximado de recuperación para regresar a actividades cotidianas es variable dependiendo de la extensión de las áreas a tratar, y va de 3 a 10 días aproximadamente. Dentro de las restricciones durante el período de recuperación se encuentran: no asolearse durante al menos un mes, no cargar objetos pesados, no agacharse.
Se debe utilizar una prenda compresiva especial (faja, manga, etc.) dependiendo del área tratada, para asegurar un resultado satisfactorio. La paciente puede realizar ejercicio ligero aproximadamente a las 3 semanas, y ejercicio intenso entre 5 y 7 semanas después de la cirugía.

La mamoplastia de aumento (implantes mamarios) es un procedimiento quirúrgico destinado a aumentar el tamaño y mejorar la forma del busto mediante la colocación de implantes (prótesis) mamarios.
Existen implantes con diferentes composiciones, tamaños, formas y tipos de superficie. En relación con la composición están disponibles en el mercado implantes rellenos de solución salina (agua) e implantes rellenos de silicón cohesivo. Estos últimos son los que actualidad han demostrado la más alta seguridad, resistencia y durabilidad, así como los resultados más naturales
En cuanto a la forma existen implantes redondos e implantes anatómicos (forma de gota), y ambos pueden tener una superficie lisa o texturizada (rugosa). El objetivo es seleccionar el más adecuado para cada paciente dependiendo de varios factores: el tamaño y forma deseada, la estatura y complexión física, la edad, etc.
El procedimiento tiene una duración aproximada de 90 minutos y se lleva a cabo, por lo general, de forma ambulatoria. Se realiza bajo anestesia general. La cirugía consiste en la implantación de prótesis, ya sea detrás del tejido mamario, debajo de la fascia o debajo de los músculos del tórax (pectoral mayor).

Las incisiones se realizan de forma que las cicatrices resulten lo menos visibles que sea posible, habitualmente alrededor de la parte inferior de la areola, por debajo de la mama (en el pliegue inframamario) o en la axila. El método de implantación y posición de la prótesis depende de la anatomía de cada Paciente. El tiempo aproximado de recuperación para regresar a actividades cotidianas es de entre 7 y 10 días.
Dentro de las restricciones durante el período de recuperación se encuentran: no asolearse durante al menos un mes, no elevar los brazos por encima de los hombros durante dos semanas (para evitar el desplazamiento de los implantes), no cargar objetos pesados. Se debe utilizar un brassiere especial durante algunas semanas para asegurar el mejor resultado.
La paciente puede realizar ejercicio ligero aproximadamente a las 4 semanas, y ejercicio intenso entre 6 y 8 semanas después de la cirugía. No existe relación alguna entre la colocación de implantes y el cáncer de mama, sin embargo, la presencia de implantes no modifica las recomendaciones para que las mujeres se realicen la autoexploración mensual, ni el llevar a cabo mamografías en los intervalos de edad apropiados de acuerdo con los antecedentes personales. Asimismo, el procedimiento no impide la lactancia en caso de que la paciente desee embarazarse en el futuro.

Consiste en la infiltración del producto con microagujas en los músculos de la expresión facial como lo son los de la frente, entrecejo y región de la pata de gallo.
Su efecto se establece a las 72 horas de la aplicación y dura 4 a 6 meses.

Es un procedimiento de consultorio que sólo requiere de anestesia tópica con gel. Como resultado se obtiene una atenuación de las líneas de expresión y una apariencia más joven y relajada.

Existen diversos productos seguros para mejorar los detalles de expresión facial.
Consiste en la inyección de sustancias biocompatibles para rellenar surcos (entrecejo, nasogenianos) y aumentar zonas específicas como lo son los pómulos y los labios.

Su duración varía entre 18 y 36 meses. Es procedimiento de consultorio y su recuperación varía entre 3 a 5 días.